Julio Anguita, siempre contigo

Lucidez, honestidad, sabiduría, compromiso, fiel a sus principios. Así le van describiendo en las redes todos los que aprendieron de él y con él.

El corazón de Julio Anguita ha dejado de latir. Ingresó la madrugada del sábado en la UCI con una parada cardiorrespiratoria. Los pronósticos eran malos pero los deseos se rebelaban. “Volverá a salir, como siempre lo ha hecho”, decían camaradas y amigos con la voz quebrada. Nos había acostumbrado a verle siempre al frente.

Continue reading

Ellas vencieron al fascismo

A pesar de que en nuestra memoria no existen artilleras, francotiradoras, partisanas y pilotas, su labor en el campo de batalla fue clave para la derrota del fascismo. Fuente

El acusado mal de Alzheimer que padece la memoria histórica occidental respecto de la Segunda Guerra Mundial –inducido en parte por el poderío internacional de la industria de Hollywood en la configuración de imaginarios colectivos– provoca entre otras cosas que ser mujer y soviética sea sinónimo de inexistencia. Debido a esto, cuando pensamos en el papel de la mujer en la Segunda Guerra Mundial nos vienen a la mente imágenes de su rol asistencial de enfermera en el frente, o bien de obrera y madre en la retaguardia. Y a pesar de que en nuestra memoria no existen artilleras, francotiradoras, partisanas y pilotas, su labor en el campo de batalla fue clave para la derrota del fascismo, siendo además pioneras en las acciones e hitos que llevaron a cabo.

Continue reading

Nos jugamos la vida

Frente a las presiones de los poderes financieros hemos de poner toda nuestra energía colectiva para ganar la batalla y que la desescalada se haga con las personas en el centro

No hace tanto, aunque parezca un siglo, que el tsunami de la pandemia nos sacudió colectivamente (y seguramente nos quedan todavía algunos temporales por venir) y aprendimos de golpe algunas cuestiones que han comenzado a cambiarnos, esperemos que para siempre.

Continue reading

La gran falsificación

Reproducimos este interesante artículo publicado en el Mundo Obrero: Demasiados europeos todavía creen que fue Estados Unidos y no la Unión Soviética quien derrotó al nazismo.

El 8 de mayo de 1945, el alto mando alemán firmaba la rendición ante representantes de la Unión Soviética, Estados Unidos y Gran Bretaña y se ponía fin a la Segunda Guerra Mundial en territorio europeo. Ese día, el primer ministro británico, Winston Churchill, enviaba el siguiente telegrama a Stalin: Las generaciones futuras reconocerán su deuda con el Ejército Rojo en una forma tan franca como lo hacemos nosotros que hemos vivido para presenciar estas pujantes hazañas.

Hoy, la mayoría de la población europea cree que la Segunda Guerra Mundial fue un episodio en el que un puñado de valientes y sacrificados soldados estadounidenses, con la ayuda de algún británico, salvaron a Europa de las garras de Hitler y del nazismo.

Continue reading